LA IMPORTANCIA DE LA TERAPIA DE DUELO

Es frecuente que las personas que han perdido a un ser querido y se encuentran en período de duelo sean reticentes a acudir a terapia porque sientan que al hacerlo están diciendo adiós a su ser querido, que lo están olvidando. Por ello es importante clarificar que, en realidad, es todo lo contrario. Se trata, en primer lugar, de ayudarle a que adaptarse a la pérdida del ser querido y a la nueva realidad sin su presencia, ya que es muy normal que se encuentre inmerso en una sensación de irrealidad, de que no ha pasado nada, de que es todo un mal sueño. Sin embargo, para poder afrontar la pérdida, antes debemos aceptarla, de ahí la importancia de ese primer paso. Hablar sobre las circunstancias de la muerte, o visitar la tumba o el lugar donde reposan los restos contribuye a la aceptación de que verdaderamente ha ocurrido y de que nuestro ser querido no va a volver. En segundo lugar, el objetivo de la terapia es ayudarle a afrontar el dolor emocional de esa pérdida, en el sentido de que sea capaz de identificar y vivir sus sentimientos, ya que es frecuente no reconocer muchos de esos ellos (tristeza, ira, culpa, ansiedad, soledad, desamparo, entre otros) o que se vivan de una forma que no ayude a afrontar el duelo de una forma eficaz. En definitiva, se trata de ayudarles a aceptar y vivir su dolor. Por último, es preciso ayudarle a hallar un modo de recordar a esa persona, pero sintiéndose cómodo por tratar de seguir viviendo. Para ello, encontrar un lugar nuevo en su vida para el ser querido, le permitirá seguir adelante con tu vida y establecer nuevas relaciones sin que se crea estar deshonrando la memoria del ser querido. Es importante hacerle entender que su ser querido no es reemplazable, pero que no hay nada de malo en llenar el vacío que se siente, con otra relación.

Patricia Guerrero Psicologia - Noticias - La importancia de la terapia de duelo